AUGUSTINE KOFIE

.

AUGUSTINE KOFIE


 

Augustine Kofie

Los Angeles, 1973

Inspirado en los componentes básicos del mundo geométrico, Augustine Kofie ha formado una estética retro-futurista que trasplanta estas formas y ángulos en una forma de abstracción conmovedora, orgánica y altamente matemática. Combinando su educación tradicional con el graffiti, su inclinación hacia “ciertas formas de color y ciertas técnicas de aplicación” con su profundo amor por la ilustración y el diseño preliminar, su afición por “borradores, representaciones arquitectónicas y conceptos de preproducción”, Kofie juega con la forma y la línea, con equilibrio y profundidad, torciendo y manipulando sus murales, sus ilustraciones, sus composiciones, en arreglos siempre nuevos y dramáticos.

 

Nacido y criado en Los Ángeles, el instinto de dibujar de Kofie se cultivó gracias a la creatividad de su madre. Mientras ella estudiaba Bellas Artes en UCLA, Kofie usaba los suministros que se encontraban alrededor de su casa para comenzar a experimentar por su cuenta, comenzando a sobresalir en el dibujo cuando llegó a la escuela secundaria. Aunque que su educación artística nunca fue más allá de la escuela secundaria, el verdadero entrenamiento de Kofie se obtuvo a través de su tiempo dedicado a pintar graffiti, y se hizo famoso en la escena  de Los Ángeles a mediados de la década de 1990. Al darle una comprensión extensiva de “color y estratificación, puntos de perspectiva y arreglo”, el graffiti no solo le dio a Kofie su base técnica, sino que también proporcionó el fundamento de su amor por la construcción y la forma: a través del dibujo y el dibujo de piezas wildstyle “estirando las letras y reconstruyéndolas, dándoles diversos puntos de perspectiva y básicamente construyendo formas”, Kofie comenzó a entender la base arquitectónica de la escritura, una comprensión que lo empuja a enfocarse en los aspectos lineales más que alfabéticos de su trabajo. Habiendo también sentido que había hecho una contribución honesta a la escena de graffiti de LA, el impulso evolutivo de Kofie significó que pronto comenzó a “distorsionar y manipular” su trabajo, intentando “volver a contribuir y redistribuir algo nuevo”.

 

Desarrollando su estética en una abstracción casi pura, dominada por los cuadrados, triángulos y círculos simples que conforman nuestro universo estructural, el implacable deseo de Kofie de experimentar y explorar su entorno visual lo obligó a realizar una prueba constante de su propia mentalidad e ideas preconcebidas. Cada trabajo intenta encontrar una solución geométrica a un problema gráfico. Al poner su alma entera en su trabajo, en su oficio, Kofie ha formado un estilo de muralismo contemporáneo intensamente estratificado, terroso y dinámico, una práctica ilustrativa que profundiza y mira hacia el futuro, una práctica, como el dios romano Jano, que examina el futuro y el pasado al mismo tiempo.

 

-Rafael Schacter, investigador honorario en el Departamento de Antropología del University College, Londres, 2013.

.